Guía cultivo

1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7

GUÍA DE CULTIVO: CAPÍTULO VII

Especies recomendadas de plantas carnívoras

Aquí se presentan algunas plantas recomendadas por su cultivo relativamente sencillo. Si bien es posible que algunos fracasen con especies conocidas por sus cuidados fáciles y se le den mejor otras plantas más 'difíciles' (lo cual siempre es relativo ya que depende de las condiciones que pueda ofrecer cada uno), las plantas presentadas a continuación en principio son las apropiadas para principiantes y se suelen encontrar fácilmente en viveros o tiendas especializadas. Con ellas es más fácil tener éxito en el cultivo y la reproducción, evitando así frustraciones innecesarias y estimulando la nueva afición.

Sin embargo, si tu bolsillo te lo permite, puedes experimentar también con otras plantas que encuentres en los viveros, siempre y cuando no estén amenazadas y hayan sido reproducidas artificialmente. La pérdida de estas plantas no influye en la alteración del equilibrio biológico ni pone en peligro a la especie.

Empezaremos con las plantas más fáciles:

Híbridos de grasillas mexicanas (género Pinguicula):
Estas plantas son perfectas para los principiantes, ya que requieren muy pocos cuidados y además producen muchas flores parecidas a las de las violetas. También se multiplican con mucha facilidad por división después de la floración. Consejos: temperaturas un poco más frescas en invierno (aprox. 10-15ºC), en verano hasta 35ºC. Evitar sol directo. Humedad de 50%. Se puede regar con agua de grifo blanda o agua destilada por el plato sin encharcar. Regar menos en invierno.

Droseras subtropicales:
Drosera capensis, Dr. aliciae o Dr. spatulata son plantas muy interesantes con muchas subespecies y variedades, en las que es posible observar el proceso de captura y la gran cantidad de gotitas relucientes sobre los tentáculos. Consejos: son fáciles de cuidar ya que son muy tolerantes con la temperatura, pero necesitan más luz que las grasillas. Es muy fácil reproducirlas por semillas. Si las hojas de estas plantas no producen mucílago hay que aumentar un poco la humedad.

Utricularia sandersonii y U. livida:
Son pequeñas plantas con muchísimas florecillas y pequeñas hojas que forman pequeñas praderas en la maceta o el terrario. Consejos: riego abundante por estancamiento, con agua libre de cal, se pueden encharcar de vez en cuando. Sacan más flores si tienen luz abundante.

Híbridos de Sarracenia:
Las plantas trompeta son espectaculares y muy buenas cazadoras, que se encuentran fácilmente en el mercado y que no plantean muchos problemas en el cultivo. Consejos: hay que cultivarlas con mucha luz directa, regarlas con agua de lluvia o destilada, y respetar su descanso invernal. En este periodo, que dura unos 4 meses, las temperaturas no pueden subir a más de 10ºC y hay que reducir un poco el riego.

Dionaea muscipula:
La famosa Venus Atrapamoscas es sin duda la planta carnívora más solicitada por sus rápidos movimientos de captura. Consejos: hay que mantenerla igual que las Sarracenias pero con una humedad más elevada que no debería bajar de 60%. También es fundamental respetar su descanso invernal. Es aconsejable cultivar esta planta en el exterior o en un invernadero sin calefacción.

Híbridos de Nepenthes de tierras medias:
Son las plantas carnívoras que se encuentran con mayor facilidad, incluso en floristerías. La mayoría de ellos son plantas colgantes con la etiqueta de Nepenthes alata, pero que en realidad son N. x ventrata, un híbrido entre N. alata y N. ventricosa. Consejos: humedad ambiental alta y riego sin encharcar, sólo habrá que humedecer el sustrato. No exponer al sol intenso. Son plantas apropiadas para el interior, siempre y cuando tengan suficiente humedad.